Raimundo Aguilera

Año 1962: Olimpia es el campeón, acompañado de Nacional. El goleador Cecilio Martínez de la Academia con 19 goles (ex seleccionado y puntero derecho: extraordinario). En Copa Libertadores, el Santos del Rey Pelé consigue el título en tres partidos memorables, con estos guarismos (2-1, 2-3 y 3-0).

El seleccionado brasileño se consagra campeón mundial en Chile, teniendo como su máxima estrella a “Mané” Garrincha (+) (ex puntero derecho extraordinario, único, imparable) y la aparición de otro grande: Amarildo, en reemplazo de Pelé, lesionado.

Por Guaraní, Raimundo Aguilera inicia sus primeros partidos, haciéndolo con suceso y pintando para grandes cosas.

LOS GRANDES LOGROS CON GUARANI Y SUS RECORDS MUNDIALES

Espigado, imponente y con buena estatura para el puesto, debuta en 1967 en la portería aborigen para empezar a demostrar sus grandes condiciones para el puesto. Sereno, seguro, ágil y con una defensa imposible de sobrepasar, va acumulando fecha tras fecha, minutos y horas para lograr un récord increíble de 1.019 minutos de valla invicta, que un jugador de River Plate, Atilano Fernández, logra detener un día. Pero eso no hace mella en su ánimo y al siguiente año de nuevo inicia otra etapa increíble: “No puedo negar que tenía una gran defensa”, se sincera; pero no le saca el mérito por los grandes equipos de la época, especialmente Olimpia y Cerro Porteño, que tenían delanteros excelentes, pero de dos clubes denominados chicos surgen dos delanteros que se anotan en la historia para destronar al grande Aguilera, de América, y el segundo lo hace de nuevo en el Defensores del Chaco un centrodelantero fornido y gran cabeceador llamado Luis Doldán, quien confirmó: “Cuando faltaba un minuto para superar el primero me hace un gol de cabeza”, recuerda.

Pero ambos récords inalcanzables ya hacían historia.

CON LA ALBIRROJA Y AL BRASIL

Llega el día de uno de los partidos más difíciles en la eliminatoria de 1969 para Paraguay y Brasil. Los brasileños tenían dos puntos más que los paraguayos, por el triunfo logrado en Asunción por 3-0. El estadio Maracaná, el “maior do mundo”, estaba repleto, albergando a 210.000 espectadores, con lo que rompía un récord de asistencia. Esa tarde de nuevo surge la legendaria figura del “Arquero de América” atajando todas, menos en una oportunidad ante un potente disparo de Edú (puntero izquierdo) que le quema la mano en un tiro rastrero y difícil que rebota a los pies del extraordinario y gran Pelé para mandarla adentro y hacer vibrar a los brasileños que torcían por la verdeamarilla en esa tarde de la gran actuación paraguaya, en especial de su arquero Raimundo Aguilera, que le sirve como la consagración definitiva en su carrera.

En 1971 es contratado en el Brasil y pasa a conformar parte del arco del Portuguesa de San Paulo, donde ataja con suceso como lo sabe hacer y consiguiendo ponerle el sello de su calidad un día, antes el Santos de Pelé, a quien “le atajé un penal que me deja la marca de su chute impresionante, torciéndome un dedo de la mano izquierda”, nos dice y nos la enseña, con lo que demuestra más su fama y calidad indiscutible en el arco.

Hoy Raimundo trasunta esos recuerdos en quienes lo vieron jugar (con quien fuimos compañeros en la selección y nos enfrentamos en muchas ocasiones), dando muestra de su gran clase para el arco y del porqué esos récords y de la fama adquirida en esos años, como el “Arquero de América”. Este fue y es un grande y sobresaliente en el arco.

ALGO MAS PARA CONTAR

Raimundo Aguilera Solís nació en Itacurubí de la Cordillera el 7 de enero de 1946. Hijo: Milton Alexander (27).

***

Inicio: Club Guaraní, inferiores (1962 al ‘70). Debut en primera: ‘‘Ante River Plate, de local (1965), ganamos 3-0’’, recuerda. Otros clubes: Portuguesa de Deportes de San Pablo, Brasil (1971 al ‘74; 1976 y ‘77), Valencia de España (1975), Botafogo de Ribeirao Preto (1977 al ’80), ‘‘teniendo como compañero a un grande como Sócrates (ex selección brasileña)’’, comenta.

***

Selección paraguaya: debutó ante Argentina el 13 de octubre de 1967 en un amistoso jugado en Asunción (1-1). Paraguay jugó con: Aguilera, Juan Martínez, Vicente Bobadilla, Sergio Rojas, Ricardo González (+), Aníbal Pérez, Benigno Apodaca, Arsenio Valdez, Luis Ivaldi, Sebastián Fleitas (+), Arístides del Puerto, Graciano González. Cambios: Pablo Rojas y Celino Mora. Gol de S. Fleitas (+).
Eliminatorias 1969 para México ’70, ante Brasil, Colombia y Venezuela. Se clasificó Brasil, conformando la mejor selección verdeamarilla de todos los tiempos, que luego fue campeón en México ’70, bajo la dirección del ‘Rey Pelé’. ‘‘Por lesión no jugué dos partidos, ante Venezuela (1-0) y Colombia (2-1) de local, haciéndolo Villanueva en ambas ocasiones y de buena manera, porque se ganaron ambos encuentros y solo le hicieron el gol de penal los colombianos. En el arco estábamos tres buenos goleros, acompañándonos también Apolinor Jiménez’’, puntualiza.

***

Títulos: inferiores, sexta división (1964). 1ra. división; vicecampeón (1965 y ‘66), campeón (1967). Atajó en varias Copas Libertadores de América con gran suceso.
Posee un récord mundial de valla invicta con 1.019 minutos (1967) y otro de 1.018 minutos que lo consiguió en 1968, buscando batir la marca anterior que no fue posible.
‘‘En la primera ocasión me hizo el gol Atilano Fernández (ex puntero derecho de River Plate y de la selección paraguaya) y en la segunda, Luis Doldán (el iteño ex Olimpia, Luqueño y selecciones paraguayas)’’. Con ese gol Doldán consiguió su transferencia al Murcia de España y, cuando nos encontramos, me dice: ‘‘Gracias a ese gol conseguí esa transferencia, porque me dio mucha fama’’, afirma.

***

Característica: seguridad, sobriedad, agilidad, reflejos y buena salida aérea, excelente saques. Considerado en el mejor de América de esos años, de donde fue llamado el ‘‘Arquero de América’’. Estatura: 1,88. Peso: 76 kilos.

***

¿Tú mejor momento deportivo?: ‘‘En el año 1967 y ’69 con Guaraní y la selección paraguaya’’, asevera.

***

¿Un consejo para la juventud?: ‘‘Que se cuide y se aleje de los vicios actuales que son muchos: alcohol, cigarrillos, drogas; deben dejarlos si quieren sobresalir como deportistas y conformar una familia feliz en el futuro’’, enfatiza.

***

Un pasado lleno de gloria, en un club que actualmente está de parabienes, el Guaraní de Raimundo Aguilera, el ‘‘Arquero de América’’, cuya fama trascendió por su gran categoría como cuidapalos, atajando para la Albirroja con suceso y llevando su fama al Brasil, sonde continuó con su real categoría, siguiendo las huellas del gran Sinforiano García (ex Atlético Corrales, Cerro Porteño, selecciones paraguayas y el Flamengo de Brasil), o un Víctor González ‘‘El Gato’’, quien trascendió también en el Brasil (ex River Plate, Guaraní y selecciones paraguayas), junto a otros como Pérez, quien pasó por la toldería aborigen. Todos grandes, pero sin dimensionar sus figuras como lo hizo el ‘‘Arquero de América’’, el récordman mundial Raimundo Aguilera, quien ya es una leyenda del arco paraguayo.

Artemio Villanueva

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *